LOS MAESTROS ASCENDIDOS

LOS MAESTROS ASCENDIDOS

Verdaderamente que los Maestros Ascendidos son Dioses. No es de asombrarse que en la mitología de edades antiguas se hable de actividades que parecen mitos y fábulas. Ellos manejan tremendos poderes Divinos en todo momento, debido a que se mantienen con una inflexible determinación en la Gran Presencia de Dios y, por lo tanto, todo ese Poder les es dado, ya que así son todos Perfectos.

Cuando Jesús dijo: «En verdad, en verdad os digo que los trabajos que Yo hago, ustedes también pueden hacerlos y mayores cosas aún que éstas que yo hago», Él sabía de lo que hablaba – continúo Saint Germain.

Él vino para revelar el Dominio Consciente y la Maestría que es posible alcanzar y ser expresada por cada ser humano, mientras está aún aquí, en la Tierra. Él demostró a la humanidad el Dominio que tiene el Maestro Ascendido y probó cómo es posible, para cada ser humano, llamara su Yo Divino, para lograr conscientemente controlar todas las cosas humanas.

Los Grandes Maestros Ascendidos de Amor, Luz y Perfección, quienes han guiado la expansión de la Luz en la humanidad sobre este planeta desde el comienzo, no son invenciones de ninguna imaginación.

Ellos son seres reales, visibles, tangibles, gloriosos, vivientes y respirantes; de tal Amor, Sabiduría y Poder, que la mente humana se tambalea ante la inmensidad de eso. Ellos trabajan en cualquier parte del universo, con entera Libertad y Poder ilimitado y hacen en forma sencilla y natural todo lo que el común de las personas consideran sobrenatural.

Ellos esgrimen tal poder y son manipuladores de tales fuerzas, como para hacer tambalear la imaginación de las personas en el mundo externo. Ellos son los Guardianes de la Raza, y como en la educación física del mundo, varios Grandes Maestros son proporcionados para guiar el desenvolvimiento y el crecimiento del individuo, desde la niñez hasta la madurez, y entonces, más aún, prepararlos para trabajos especiales. Así pues, el Maestro Ascendido de Perfección existe para educar y ayudar al individuo para que éste a su vez pueda expandir su conciencia más allá de la ordinaria expresión humana. Así, él llega a desarrollar sus atributos superhumanos hasta que, como un estudiante, se gradúa de universitario. Así, el que está bajo el cuidado e instrucción de un Maestro Ascendido se gradúa, saliéndose de lo humano, hacia la completa y continua expresión de Su Divinidad.

El Maestro Ascendido es un individuo que, por un esfuerzo consciente, propio, ha generado suficiente Amor y Poder dentro de sí mismo, capaz de hacer estallar las cadenas de todas las limitaciones humanas, y levantándose así, libre y merecedor de que le sea confiado el uso de fuerzas que están más allá de aquéllas usadas en la experiencia normal humana. Él se siente a Sí Mismo Uno con la Vida Omnipresente de Dios. Así pues, todas las fuerzas y cosas obedecen a su mandato, debido a que Él es un Ser con propia Conciencia de Libre Albedrío, controlando todo por medio de la manipulación de la Luz dentro de Sí Mismo.

Es por medio de la radiación o derramamiento de esta Luz, la cual es realmente su propia Esencia Luminosa de Amor Divino, que el Maestro Ascendido es capaz de ayudar a aquellos que entran bajo su dirección.

Cuando tal derramamiento se lleva a cabo con algún estudiante, los cuerpos interiores de éste – y con esto quiero decir: los cuerpos emocional, mental y causal-, absorben la Esencia Luminosa del Maestro y la Luz, dentro de ellos, brilla y se expande como una chispa avivada por un ventilador, hasta convertirse en una Llama.

Esta Esencia Luminosa tiene, dentro de Sí Misma, la Fuerza más grande del Universo, por lo que ella entonces disuelve toda discordia y establece el Balance Perfecto en todas las manifestaciones. El Cuerpo del Maestro Ascendido está constantemente derramando Rayos de su Esencia, Luz sobre las discordias de la Tierra, disolviéndolas tal como los rayos de fuerza de nuestro Sol físico, los cuales nosotros llamamos Luz y Calor, disuelven una niebla.

La Radiación que Ellos derraman sobre la humanidad de la Tierra es una energía extraída conscientemente, la cual Ellos califican, dándole determinada cualidad y luego le envían para lograr algún objetivo definido. De esta manera, Ellos dan protección miles y miles de veces apersonas, lugares, condiciones y cosas, de lo cual la humanidad está totalmente ignorante y continúa así el camino establecido, serenamente inconsciente del trabajo de Sus Protectores y Benefactores.

En esa clase de actividad, los Maestros Ascendidos son capaces de cambiar los cuerpos en los cuales Ellos funcionan, tal cual uno ordinariamente cambia su ropa, ya que la estructura celular está siempre bajo control consciente y cada átomo es obediente a sus más ligeros deseos y direcciones. Ellos son libres de usar uno o más cuerpos, si el trabajo que Ellos desean hacer así lo requiere, ya que Su Habilidad para construir o disolver un cuerpo atómico es absolutamente ilimitada. Ellos son Manifestadores Todopoderosos de toda Substancia y Energía, porque las fuerzas de la naturaleza –lo cual quiere decir: los cuatro elementos-, son sus deseosos y obedientes servidores.

Estos Gloriosos Seres, quienes son Guardianes y Ayudantes del desarrollo de la raza humana, son conocidos con el nombre de Maestros Ascendidos de Amor, Luz y Perfección. Ellos son todo lo que la palabra Maestro implica, porque de ellos emana el Amor, la Sabiduría y el Poder del Propio Dios Interno; Ellos manifiestan Su Maestría sobre todo lo que es humano. Así pues, han «Ascendido» hacia la próxima expresión por encima de lo humano –lo cual es lo superhumano-, Divino, Puro, Eterno y Todopoderosa Perfección.

La humanidad de la Tierra, frecuentemente, en su ignorancia y limitación, se permite dar juicios expresando cantidad de opiniones sobre Jesús y muchos otros Maestros de la Hueste Ascendida. Esta práctica es una de las cosas más arraigadas a las cuales se entrega el ser humano y en tal actividad, la crítica y el sojuzgamiento emitidos simplemente se devuelven hacia su generador y así la humanidad queda amarrada estrechamente a sus sufrimientos y limitaciones, creados por ella misma. La actividad de la Ley es que los Maestros Ascendidos, habiéndose liberado a sí mismos de las limitaciones humanas, han llegado a convertirse en unos flamantes derramadores de Luz, hasta los cuales ningún pensamiento o discordia humanos pueden llegar. Esto hace que todos los pensamientos y sentimientos destructivos creados, retornen hacia su creador, atándolo aún más apretadamente con las cadenas de su propia creación.

Si los seres pudieran ver sus propios pensamientos, sentimientos y palabras, salir hacia la atmósfera sobre los éteres, reuniendo y reuniendo más de su misma clase, para luego retornar sobre ellos, no solamente se asombrarían de ver aquello a que ellos han dado vida, sino quedarían alaridos de terror pidiendo salvación y liberación. Y nada más con borrar tales creaciones de la mente, ellos pueden, con determinación plena, encarar su propia Divinidad y entrar en ella. Los pensamientos y sentimientos son cosas vivientes y palpitantes. El individuo que conoce eso, usará su sabiduría para controlarse a sí mismo en su forma de crear, de acuerdo con todo eso.

Jesús aún está enseñando a la humanidad su experiencia sobre esta Tierra, así como el Gran Dios Propio, dentro de cada ser humano, lo está haciendo hacia el Yo Personal o Externo. Él reveló el Récord Maestro al mundo externo y es aún la Prueba Viviente de la habilidad que tiene el individuo para liberarse a sí mismo de todas las limitaciones y expresar la Divinidad, como fue originalmente planeado, ya que la primera condición dentro de la cual existió fue completamente armoniosa y libre.

Cuando algunos individuos que estudian la Vida y las Leyes del Universo –mucho más profundamente que el resto de la masa de hijos de esta Tierra– llegan a ser conscientes del hecho de que existen los Maestros Ascendidos, a menudo se despierta en ellos el deseo de acercarse a estos Grandes en busca de instrucción. En muchos otros casos, esto mismo es un deseo inconsciente dentro del alma que busca una mayor Luz, porque aun el Yo Personal poco se da cuenta de la posición en que se encuentra, en relación con aquellos grandes seres que son completamente Divinos.

Hay un camino por medio del cual un estudiante intensamente determinado y sincero puede hacer contacto con uno de ellos, y eso solamente puede lograrse desarrollando un suficiente Amor y disciplinando la personalidad. Si el motivo para desear tal contacto es solamente alimentar la curiosidad, dándose el lujo de aprobar o desaprobar la existencia de esos Maestros Ascendidos, tan sólo para complacer una duda de la personalidad, jamás se acercarán, descansen seguros de eso, porque a la Hueste Ascendida no le concierne en ningún caso satisfacer el lado humano de ningún estudiante. El completo esfuerzo y trabajo de Ellos es para ayudar a expandir al Yo Divino Interno Individual, para que Su Poder sea descargado con la suficiente potencia capaz de romper con las limitaciones en el yo humano, las cuales impiden que ese yo sea un vehículo perfecto de expresión positiva en los mundos de manifestación mental, emocional y física. Estos son los reinos del pensamiento, del sentimiento y de la acción.

Las debilidades y limitaciones humanas simplemente dañan al vehículo, el cual debería ser adiestrado y mantenido en la mejor condición posible, como un servidor eficiente, para el uso del Gran Yo Divino Interno. El cuerpo humano, con sus facultades, es el Templo de Energía de Dios, con el cual la Gran Presencia de Dios abastece todo y por medio de este Yo Exterior expresar un Plan o Diseño Perfecto. Si con los incontrolables apetitos de los sentidos y las demandas de la personalidad se gasta la Energía Divina, la Presencia Interna no dirige el vehículo y progresivamente Ella se sale, el «yo humano» pierde el poder para manipular la mente y el cuerpo y el templo se colapsa hacia la decrepitud y disolución; entonces experimenta la condición que el mundo llama «muerte».

La persona o el estudiante que busca contactar un Maestro Ascendido en el cuerpo visible, tangible, viviente y palpitante, sin la preparación que se necesita para entonar gradualmente su propia estructura y mente externas, se encuentra en la misma posición de un niño de kinder garden, queriendo entrevistarse con un profesor universitario e insistir en que le enseñe el ABC.

Los Maestros Ascendidos son realmente grandes baterías de tremendo poder y energía y lo que quiera que toque la Radiación de Ellos, se carga altamente con su Luz-Esencia. Toda Su Ayuda y Radiación es por siempre un regalo libre de Amor. Esta es la razón por la cual Ellos jamás usan ninguna de sus fuerzas para obligar.

La Ley del Amor, la Ley del Universo y la Ley del Individuo no permiten que el Maestro Ascendido interfiera en el libre albedrío de la persona, excepto en aquellos períodos de Actividad Cósmica en los cuales el Ciclo Cósmico invalida la Ley del Individuo. Es durante esos tiempos que el Maestro Ascendido puede dar una mayor asistencia de la ordinaria. La Tierra ha entrado en tal ciclo ahora y un mayor derramamiento de la Luz –que la Tierra jamás ha conocido- está siendo dado y continuará siendo prodigado sobre la humanidad, para purificarla y restablecer el Orden y el Amor que son imperativos para el futuro mantenimiento de nuestro planeta y del sistema de mundos al cual pertenecemos. Todos aquellos que no deseen entrar en Orden, Equilibrio y Paz, tienen por necesidad que pasar a algún otro salón de estudios del Universo y trabajar por su propia comprensión de esta Ley, en alguna otra forma de lo que será la expresión futura de la Vida sobre nuestra Tierra.

Hay un solo pasaporte que conduce a la Presencia de estos Grandes y es derramar suficiente Amor hacia el propio Yo Divino y hacia Ellos, unido todo esto a la determinación de arrancar de raíz de lo humano toda discordia y egoísmos. Cuando un individuo llega a ser lo suficientemente determinado para servir únicamente al Plan Constructivo de la Vida, él disciplina perfectamente su naturaleza humana, no importa cuan desagradable sea la tarea. Entonces, automáticamente atraerá sobre sí la atención de un Maestro Ascendido, quien tomará nota de sus luchas y esfuerzos y le ayudará derramándole coraje, valor y Amor, para que se sostenga hasta que él mantenga un sentir de permanente contacto con su Yo Divino Interno.

Los Maestros Ascendidos conocen y ven todo lo que concierne al estudiante, ya que Ellos leen claramente el récord, el cual el estudiante tiene grabado en su propia Aura. Esto revela el estado de desarrollo del discípulo –sus valores tanto como sus debilidades-.

El Maestro Ascendido es la Mente Todo sabedora y el Ojo Todo Avizor de Dios, ya que a Ellos nada se les puede ocultar y nada se puede esconder de Ellos. Aquél que desee estar frente a la Presencia visible y tangible de Uno de la Hueste Ascendida, debe comprender que, a menos que se convierta a sí mismo en un Sol Radiante de Amor, Luz y Perfección, para que el Maestro pueda usarlo y expandirlo como usa parte de Sí Mismo, y que pueda igualmente dirigirse a cualquier lugar conscientemente y a deseo, él sería un inútil y sencillamente una «broma» para el trabajo y mundo del Maestro.

Si el estudiante no ha disciplinado su «yo exterior» o no tiene su mente en calma, si no tiene paz y amor en sus sentimientos y un cuerpo fuerte, él no es entonces materia que los Maestros Ascendidos puedan usar, debido al trabajo humano que ya hacen, por lo que otros sería una carga más. Cuando el estudiante no tiene un vehículo fuerte, controlado y bien desarrollado, está incapacitado para cooperar con un Maestro Ascendido y así hacer un trabajo de cualquier clase que está más allá de aquellos ordinarios de la experiencia humana.

Si uno de estos Seres Perfectos tomara a un estudiante sin tales cualidades dentro de su campo de trabajo, Él estaría cometiendo el mismo error que un humano haría al construir una máquina o una casa con un material imperfecto.

Esta clase de material naturalmente no podría mantenerse en pie en un momento crucial; bajo una necesidad repentina o de un servicio prolongado. así pues, no sería parte de la Sabiduría, Amor y Misericordia someter a nadie a una experiencia para la cual no está fuerte ni entrenado lo suficiente como para soportarla. Como los Maestros Ascendidos son la culminación de la Perfección, Ellos naturalmente no harían nada excepto aquello que es justo, amoroso y sabio.

La actitud de alguien que desea trabajar en cooperación consciente con la Hueste Ascendida, no debería ser: «Yo deseo y quiero ir hacia los Maestros Ascendidos para que me instruyan». La actitud que se debería tomar más bien es: «Yo deseo purificarme, disciplinarme y perfeccionarme, para convertirme en tal expresión de Amor Divino, Sabiduría y Poder, para estar en capacidad de ayudar a los Maestros Ascendidos en su trabajo. Entonces, a causa de esa Perfección lograda, seré atraído automáticamente hacia Ellos. Yo amaré tan constantemente, tan divinamente, que la misma intensidad de mi propia Luz abrirá el camino para que Ellos me acepten».

Hijo mío, la autocorrección y el control de las fuerzas dentro del uso de la conciencia humana, no es trabajo de un momento, ni es un camino de tranquilidad, letargo y auto gratificación, ya que el tumulto de los sentidos dentro del común del ser humano y las furiosas rebeldías en contra de la restricción de la «naturaleza interior», se hace imperativo, si es que se desea gobernar esas fuerzas en debida forma dentro de uno mismo, especialmente en los sentimientos, para que así ellos puedan ser usados y accionados únicamente bajo el Dominio Consciente de la Mente Divina.

El dicho de que: «Muchos son los llamados, pero pocos los escogidos», es una auténtica verdad. Todos están siendo llamados constantemente, pero pocos están lo suficientemente despiertos para darse cuenta del extático gozo y la perfección existentes dentro del yo Divino y oír Su Voz en la Luz por siempre y para siempre llamando a cada uno para que regresen a la Casa del Padre.

Cada individuo sobre la Tierra es libre en todo momento para levantarse e ir hacia el Padre (que es su Yo Divino). Voluntariamente dé la espalda a la creación de los sentidos humanos y sostenga su atención sobre la Única Fuente del Universo que puede surtir Paz, Felicidad, Abundancia y Perfección.

Hay un camino para que todos entren en contacto con los Maestros Ascendidos y ése es: Pensar en Ellos, invocarlos, y Ellos responderán cada llamado con Su Propia Presencia de Amor, pero el motivo para el llamado tiene que ser Amor de la Única Fuente, Amor de la Luz, Amor de Perfección.

Si esto es real, determinado y constante, el estudiante recibirá más y más Luz, ya que la Luz conoce su Propia Propiedad y se da aSí Misma, sin cesar, incondicionalmente, en todo momento. Pide y recibirás, toca y te será abierto, busca y encontrarás, invoca a la Luz y los Maestros Ascendidos te responderán, ya que …

Ellos son la Luz de este mundo.

REINA DE LA PAZ observandonos

Esta entrada fue publicada en Uniéndonos como verdaderos hermanos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LOS MAESTROS ASCENDIDOS

  1. JORGE GUSTAVO BURGOS FLOR dijo:

    AHORA ESTOY CLARO, EN QUE NO ES POSIBLE LOGRAR UNA COMUNICACION CON LOS MAESTROS ASCENDIDOS, DE UNA MANERA QUE UNO SIENTA SU PRESENCIA O ESCUHE SUS VOCES; ES VERDAD HAY QUE ESTAR PURIFICADO PARA ELLO Y, ES UN PROCESO LARGO, HUMANAMENTE SOMOS IMPERFECTOS, PERO HAY QUE SEGUIR INTENTANDOLO, NO ES FACIL LOGRAR SER MEJOR SER HUMANO, DE HECHO HAY QUE PREPARARSE ESPIRITUALMENTE Y, ESO SIGNIFICA NO HACERR DAÑO A NADIE, DESEAR EL BIEN ATODOS HACER LE BIEN A TODOS; ESO EMPIEZA POR EL PENSAMIENTO. SI BIEN PENSAMOS BIEN HACEMOS. SI MAL PENSAMOS MAL HACEMOS. NO ES FACIL NI IMPOSIBLE, DE ESO SE TRATA LA PURIFICACION. SI BIEN PENSAMOS ES QUE UESTRO ESPIRITU ESTA PURIFICANDOSE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.