Fe…

ASISTENCIA DE LOS MAESTROS

Los Grandes Seres pueden asistirte en todo momento y lo hacen —estés consciente de ello o no. Una de las más grandes Actividades que los Seres Ascendidos llevan a cabo en beneficio de los estudiantes, consiste en dar Valor, Fortaleza y Seguridad, hasta que llegue el momento en que el contacto que Ellos hacen con su propia Presencia Interna, es lo suficientemente fuerte como para que esta descargue plena y claramente Su Magna Sabiduría y Actividad sobre el ser externo.

El resultado de esta Radiación es que los estudiantes desarrollan una fortaleza de carácter permanente, y los exime de las interminables repeticiones y recreaciones de la imperfección. En el pasado, a lo largo de las centurias, la Invocación a la “Magna Presencia YO SOY” dentro del individuo ha sido cuando más intermitente. El trabajo que ahora le toca realizar a cada uno es hacer contacto con el Dios interno y sostenerlo.

La cuestión no consiste en aflojar tan pronto como se resuelve el problema y pensar que ya no se requiere más esfuerzo, sino en seguir invocando a esta Magna Presencia Interna, reconocerla y aceptar que Ella se adelanta para cerciorarse de que estos tontos problemas humanos son consumidos al primer indicio. De esta manera, el Ser Divino te mantiene libre de toda condición perturbadora o constrictiva.

***UNA PODEROSA AMISTAD***

La experiencia no es más que una oportunidad, y uno de los amigos más poderosos con que cuenta el ser externo, ya que le proporciona una ocasión para hacer salir el Carácter Divino de la Vida —el cual no conoce imperfección alguna. Permíteme repetir lo siguiente: “Magna Presencia YO SOY” Revélame Tu verdadera solución a esta situación en la que parezco estar involucrado. Ven con Tu Sabiduría y Fortaleza, y soluciona esto en Orden Divino sin más dilación. Reconozco que Tú no requieres de tiempo, lugar ni espacio, sino que Tu Todopoderosa Actividad es ¡AHORA! Yo acepto este hecho.

CERTEZA SEGURA DE DIOS

En toda actividad de la Vida tiene que haber algo a lo cual pueda anclarse la conciencia o que pueda estabilizarla. En la mente externa, están los principios y fórmulas que puede utilizar para llegar a una conclusión definitiva. Por ejemplo, si nos adherimos a los principios de las matemáticas, llegamos a ciertos resultados. Cuando se dilucida una fórmula, se producen ciertos resultados —no hay dudas al respecto. Es tanto más importante, por ende, hacer que la atención del individuo se centre sobre la “Presencia” Interna con la misma certeza. Tienes que saber que el Principio de la Vida en ti y a tu alrededor es superior con creces alas cosas externas que has experimentado durante largos siglos, y a las cuales te has aferrado sin saberlo.

Hagan lo siguiente en cualquier momento del día en que estén despiertos:

Pónganse de pie mirando al este, y digan verbal o mentalmente —pero háganlo con firmeza: “¡Magno Dios en mí! ¡Encaro Tu Eterno Amanecer y recibo Tu Magno Esplendor y Actividad visiblemente manifestados en mi experiencia ahora!” Sigue lo que te dicten tus sentimientos en cuanto a hacerlo verbal o mentalmente en cada ocasión. Encontrarán que esto producirá ciertos resultados, de cuya naturaleza no les puedo hablar a fin de que puedan ustedes recibir la totalidad del beneficio. Si los estudiantes se deciden a utilizar esta actividad, deberían primero auto-analizarse y determinar si son sinceros en su postura ante la Luz. Si son sinceros, pues entonces ¡que se paren en la Luz y avancen! El Principio de Dios —que es la conciencia activa en ustedes— envuelve siempre la forma externa. Este es el Principio más poderoso que el ser externo puede comprender.

Al hacer esto, podrán ustedes tener los mismos resultados certeros y definitivos, con la misma gran seguridad de éxito que derivan del uso de otros principios o fórmulas en las matemáticas o química. La Presencia Maestra en ti ES el Químico más poderoso, y el más grande de todos los Principios o Fórmulas.

OPORTUNIDAD RECLAMADA

Todas las sombras o problemas aparentes no son más que una parte de Dios que reclama la oportunidad de reconocer a esa Gran y Magna “Presencia”, el Invencible Solucionador de todos los problemas. LOS PROBLEMAS SÓLO EXISTEN PARA APREMIAR UN RECONOCIMIENTO DE DIOS COMO EL SUPREMO CONTROLADOR y Actividad en todas las cosas.

Esta Magna “Presencia” es la certeza segura, anclada en el corazón de todo individuo que se encuentra en el Sendero de Luz, de que él podrá ascender definitiva y absolutamente. Por lo tanto, se puede ver que la experiencia externa —la cual de otra manera luce desconcertante o perturbadora— no es más que el Reclamo del Gran Ser al ser externo de volverse y encarar el Amanecer Eterno del Glorioso Esplendor de Dios, el cual envuelve a todos y cada uno de Sus Hijos y toda Su Creación. Al reflexionar sobre este hecho, toda alma diligente sentirá cómo el Esplendor de esta Magna Verdad le fortalece y sostiene con una Presencia jubilosa en toda experiencia por la que pueda atravesar.

Al presentar esta Magna Verdad Sostenedora desde diversos ángulos, se hace con la conciencia certera de que un ángulo u otro conformará con los requerimientos de los estudiantes en los diversos grados, permitiéndole a cada uno comprender su Principio de Vida, la “Magna Presencia YO SOY” —el Dios interno— con una seguridad certera y definitiva. Cada uno reconocerá su propio Principio Divino trabajando en sí y para sí, y se sentirá plenamente seguro de su habilidad para aplicarlo en la propia vida y problemas.

ACLARATORIA VÁLIDA

Me gustaría aclarar que cuando decimos “el Principio de Dios interno”, no pretendo ni jamás se ha pretendido dar a entender que el Gran Principio de Dios mora dentro de la forma externa; sino que Su Maravillosa Radiación se puede sentir y a menudo se siente dentro de la forma externa. El Cordón Dorado de Luz que ancla al Magno Ser Maestro dentro del Corazón y cerebro de la forma externa, es el Poderoso Flujo o Corriente de Vida mediante el cual se sostiene lo externo y se la da su actividad. De dicha Corriente puede extraerse y es posible utilizarla con una seguridad definitiva en cuanto a los resultados deseados; y Su Magna Energía puede utilizarse ilimitadamente.

Esta entrada fue publicada en Decretos y afirmaciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.