EL TEMPLO DE LA RESURRECCIÓN

El Puente, abril 1973
(Extractos)
En el Cercano Oriente, brillando en los éteres pulsantes sobre la Tierra Santa, está el Templo de la Resurrección, cuya Llama Inmortal de Restauración y Resucitación es guardada y protegida por los Maestros Ascendidos….
La Llama de la Resurrección es la Esperanza de Redención de la raza humana entera, mediante la cual la enfermedad, sustancia distorsionada y desintegradora que ha sido generada por el pensamiento y sentimiento humano e impuesto sobre la energía-Divina pura, puede ser purificada, transmutada y restaurada a su naturaleza-Divina perfecta, natural.
La Acción de la Llama de la Resurrección es el aceleramiento
de la acción vibratoria de la Luz de Vida dentro de las células del cuerpo, capacitando a la Luz Interna de librarse de la apariencia de limitación y pararse revelada con “la Gloria que tuvo con el Padre, antes de que el mundo fuera.” La sustancia de la Llama de la Resurrección fluye a través de los cuerpos internos de aquellos quienes la invitan, además a través de la estructura de la carne real.
La acción vibratoria de la Llama de la Resurrección es controlada por aquellos Hermanos y Hermanas Quienes moran dentro del Templo de la Resurrección y dirigen esa Llama a través de los cuerpos físico, etérico, mental y emocional de los neófitos en respuesta a sus invocaciones individuales para que Su Poder extraordinario se libere a través de ellos y a otros a su llamada.
El Templo de la Resurrección es circular en diseño. Las Cortes, como al igual que los corredores cilíndricos, circulan alrededor del Salón de la Llama Central donde está focalizado el Corazón del Fuego Sagrado de la Resurrección.
Desde el Corazón del Templo donde pulsa el Fuego Blanco de la Llama de la Resurrección como un gran Lirio Blanco, los Angeles Devas y Huestes Querúbica y Seráfica

El Puente, abril 1973
(Extractos)

En el Cercano Oriente, brillando en los éteres pulsantes sobre la Tierra Santa, está el Templo de la Resurrección, cuya Llama Inmortal de Restauración y Resucitación es guardada y protegida por los Maestros Ascendidos….
La Llama de la Resurrección es la Esperanza de Redención de la raza humana entera, mediante la cual la enfermedad, sustancia distorsionada y desintegradora que ha sido generada por el pensamiento y sentimiento humano e impuesto sobre la energía-Divina pura, puede ser purificada, transmutada y restaurada a su naturaleza-Divina perfecta, natural.
La Acción de la Llama de la Resurrección es el aceleramiento de la acción vibratoria de la Luz de Vida dentro de las células del cuerpo, capacitando a la Luz Interna de librarse de la apariencia de limitación y pararse revelada con “la Gloria que tuvo con el Padre, antes de que el mundo fuera.” La sustancia de la Llama de la Resurrección fluye a través de los cuerpos internos de aquellos quienes la invitan, además a través de la estructura de la carne real.
La acción vibratoria de la Llama de la Resurrección es controlada por aquellos Hermanos y Hermanas Quienes moran dentro del Templo de la Resurrección y dirigen esa Llama a través de los cuerpos físico, etérico, mental y emocional de los neófitos en respuesta a sus invocaciones individuales para que Su Poder extraordinario se libere a través de ellos y a otros a su llamada.
El Templo de la Resurrección es circular en diseño. Las Cortes, como al igual que los corredores cilíndricos, circulan alrededor del Salón de la Llama Central donde está focalizado el Corazón del Fuego Sagrado de la Resurrección.
Desde el Corazón del Templo donde pulsa el Fuego Blanco de la Llama de la Resurrección como un gran Lirio Blanco, los Angeles Devas y Huestes Querúbica y Seráficade la Resurrección están absorbiendo constantemente Su Sustancia hacia dentro de Ellos mismos y luego haciendo barridos afuera con la guía de los Maestros Quienes están encargados de la dirección de los Rayos de Luz.
Cada uno de tales Corredores circulares recibe de la Radiación de la Llama, misericordiosamente atenuada para que Su Luz y Esencia pueda ser absorbida y digerida por los Seres Quienes sirven dentro de esa esfera de actividad. En cada uno de tales Corredores un Maestro de Sabiduría instruye
a un grupo de chelas quienes están comprometidos en el servicio de aprendizaje de cómo atraer esta Llama, luego proyectándola hacia un objetivo dado, sosteniendo el rayo de su atención como el canal y guía a lo largo del cual la Luz fluye hacia las iglesias, santuarios, hospitales, hogares y corazones humanos.
Uno de los Corredores está dedicado enteramente a la dirección de la Llama de la Resurrección hacia el Reino Etérico y a través de los cuerpos etéricos de aquellos quienes han aplicado a través de su propia Llama Corazón por purificación de sus propios récords etéricos. Los Hermanos y Hermanas Quienes dirigen la Llama en Su Vibración Etérica son instantáneamente respondedores a aquellas llamadas hechas por los chelas conscientes para la disolución y purificación
de los récords etéricos en naciones, continentes, viejos castillos y lugares donde grandes males e injusticias han sido hechos a la Vida.
En otro Salón Circular, los Hermanos y Hermanas dirigen la Llama (con la asistencia del Maestro Quien los guía y la cooperación voluntaria de la Hueste Angélica) hacia los reinos psíquicos y astral, prestando tremenda asistencia en la disolución de la acumulación de la masa de discordia que se manifiesta como enfermedad de mente y cuerpo.
Desde este Salón, también, son dirigidos los Rayos en respuesta a las llamadas y oraciones por la tan-llamada “muerte” y el poder purificador de estos Rayos hace mucho asistiendo a los espíritus “atados a la tierra” a elevarse hacia las Octavas de Luz y entrar a los Salones de Clase de esfuerzos
espirituales que les capacitarán a regresar en cuerpos de mayor pureza y Luz y de ese modo moverse hacia delante más rápidamente en el cumplimiento de sus Planes Divinos.
Desde otro de estos grandes Salones Circulares, los Hermanos y Hermanas dirigen la Llama a través del vasto mar del Reino Emocional y a través de los Mundos del Deseo de aquellos quienes desean elevarse por encima de las pasiones
de los sentidos, sublimando las lujurias del ser externo y reemplazándolas por el “hambre y sed de rectitud.”
Aún desde otro Salón los Directores de los Rayos de Luz vierten la Llama hacia la acción vibratoria de los cuerpos mentales de la raza y a través de la tremenda acumulación de pensamientos formas que llenan la atmósfera, interfiriendo
ellos mismos en los cuerpos mentales de la gente bloqueando de ese modo las direcciones-Divinas del Ser Superior Individual.
En la Corte más externa del Templo están los Hermanos y Hermanas Quienes dirigen la Llama a través de la estructura física de aquellos quienes desean cuerpos que sean absolutamente no-grabadores de enfermedad. Desde esta Corte, también, los Devas de la Naturaleza y Constructores de la Forma Elemental, bajo la dirección del Maha Chohan supervisan la dirección de las corrientes rítmicas de la Llama de la Resurrección que proveen las estaciones de crecimiento y cosecha.
A medida que la Gran Hermandad Blanca participa libremente de los Regalos y Bendiciones del Templo de la Resurrección, además que comparte su distribución y a medida que la humanidad de la Tierra es invitada a convertirse en Huéspedes de los Amados Maestros Quienes guardan y sostienen la Llama, hay una extraordinaria oportunidad para aquellos quienes escojan disponer ellos mismos de Sus Poderes Restauradores al abrir sus cuerpos internos además de sus cuerpos físicos al Poder Transmutador, Acelerador, Elevador que se provee por el Dios de Amor para aquellos quienes escojan aceptar Sus Bendiciones e incorporar Su Poder dentro de sus vidas y mundos individuales.
¡ENTREN AL TEMPLO DE LA RESURRECCIÓN AL MENOS UNA VEZ CADA VEINTICUATRO HORAS; BÁÑENSE EN SU LLAMA; PRACTIQUEN EL USO DEL PODER DE LA RESURRECCIÓN QUE ESTÁ DENTRO DE SU PROPIA VIDA PARA RESTAURAR PARA USTEDES LA PERFECCIÓN DEL SER QUE CONOCIERON CON EL PADRE ANTES DE QUE EL MUNDO FUERA! ESTA ES LA INVITACIÓN DE LA HUESTE ASCENDIDA PARA TODA LA HUMANIDAD DURANTE ESTA EPOCA SAGRADA DE SEMANA SANTA. ¡ACÉPTENLA! ¡USENLA! SIENTAN EL PODER RESUCITADOR DE LA DIVINIDAD ESTIMULARSE A LA ACCIÓN Y LUEGO PERMÍTANLE FLUIR A TRAVÉS DE SUS VEHÍCULOS INTERNOS, SU CUERPO FÍSICO, SU AURA Y DENTRO DEL MUNDO EN EL CUAL MORAN ACTUALMENTE. DE ESE MODO SE CONVIERTEN EN UN TEMPLO VIVIENTE DE RESURRECCIÓN POR SI MISMOS.

Esta entrada fue publicada en Nos hablan quiénes nos asisten más intensamente mes a mes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.