Octubre I

SE NOS DEMANDA ELEVAR MÁS Y MÁS LA VIBRACIÓN, SABIENDO QUE  PODEMOS CAMINAR DE LA MANO DEL AMADO JESÚS, CON EL CORAZÓN RADIANTE DE ALEGRÍA , PARA CADA SER QUE LO ACEPTE,  SINTIENDO AMOR, ALEGRÍA Y PAZ.

«YO DECRETO AQUÍ Y AHORA HACER REINAR PERMANENTEMENTE EL AMOR, LA PAZ Y LA ALEGRÍA, EN MÍ, Y ALREDEDOR DE MÍ, PARA MI MÁS ALTO BENEFICIO Y EL MÁS ALTO BENEFICIO DE TODOS “.

Esta entrada fue publicada en El enfoque de la semana. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.