La Sabiduría es Amor

  Estado de Conciencia - Destellos de InspiraciónVengo a ustedes porque la Sabiduría, cuando se obtiene, es AMOR. El
secreto del SER; el ápice hacia el cual conducen todos los caminos; la iluminación
final; la conciencia despierta es – AMOR.
El AMOR es un principio – una actitud de radiación mantenida
conscientemente. Los hijos del AMOR son la Paz, el Contento, la Felicidad, la
Belleza, el Bienestar y la Opulencia. LUZ es el aura del AMOR. Las Llamas
evolucionando del Ser Universal Todo penetrante, tarde o temprano, de acuerdo a
su habilidad individual, llegan al entendimiento consciente de que el AMOR es lo
máximo.
La Paciencia es AMOR. La impaciencia es miedo. Cuando alguien ama no
existe miedo, y las pulsaciones que salen desde ese ser no contienen acción
vibratoria repelente, sino que hace del corazón amoroso un magneto para todo
bien. El corazón amoroso hace que el cuerpo brille. Cualquier cualidad en las
emociones que sea menor que el AMOR se opone a la actividad natural de la Llama.
Cuando el individuo permite a la Llama de AMOR expandirse a través de él, es
realmente Dios amando Su Universo en Perfección.
Definir el AMOR es imposible porque la mente externa no puede
comprenderlo; pero buscar el AMOR desde el Corazón de Dios es encontrar la más
grande tranquilidad y seguridad en el Universo. El hombre ha llegado a ser
muchas entidades, separadas y apartes, y hasta que él no se ame a sí mismo de
nuevo dentro del todo indivisible, no conocerá la felicidad. Si un hombre se
sumergiera en el Corazón de su propio Ser Divino y emitiera la radiación pacífica
del AMOR impersonal, aunque nunca se moviera de su lugar de meditación, todo
el bien en el Universo sería depositado a sus puertas – porque esta es la Ley.

El AMOR no es emocional. No tiene egoismo dentro de éste. No pide retorno
de su flujo porque ningún ser humano puede generar AMOR. El AMOR es dado de
Dios por Dios a través del hombre. No puede ser comprado ni vendido ni
comerciado. Aquel que fuera un túnel para el AMOR debe pedir al Dios del Universo
permitirle a él unirse con la Conciencia Infinita y Fundidora del Ser dentro de la
nada. Tal ser se convierte en un Señor del Amor.
El AMOR solamente es la razón de la existencia del hombre. Dios se
individualizó para que pudieran haber más focos a través de los cuales pudiera
fluir el principio del AMOR, y hasta que cada centro-Divino no llegue a ser la
plenitud del AMOR, no habrá paz, ni seguridad, y ni contento duradero. El AMOR
de Dios mantiene a cada ser, a cada estrella, a cada planeta, a cada alma y a
toda la Naturaleza en el campo de acción de Su Reino dentro El mismo. El Amor
está familiarizado completamente con y es uno con cada parte de vida e
inteligencia en este Universo, y nadie está excluido de esta Conciencia toda
envolvente.
Aquellos individuos que han entrado a los reinos de la Naturaleza, como
San Francisco de Asís, son capaces, irradiando AMOR, de sentir el latido del
corazón de las criaturas cuadrúpedas y de los pájaros del aire, y de sentir la
lucha y el dolor. De igual manera, los seres como el Dr. Carver, Booker T.
Washington, y Luther Burbank llegaron a ser uno con la Naturaleza. El Maestro
Jesús y el Señor Buda, irradiando AMOR, llegaron a ser uno con los hombres. Este
entendimiento de toda vida a través del AMOR no es una identificación con la
miseria, sino que es la capacidad de sentir ESO dentro de cualquier parte de vida
lo cual causa cierta acción, y entendiendo la Causa, entonces ellos pueden curar.
Esta contemplación sobre el Amor no puede ser sobre enfatizada
demasiado poderosamente; y tampoco la ternura indescriptible de Dios que
despliega las alas de la conciencia y junta las parte componentes de la vida, las
baña con la Vida del Espíritu, y al igual que el pájaro madre con sus huevos,
desarrolla una nueva vida mediante el propio calor de su presencia.
A ustedes benditos hijos, que se paran en el umbral de un nuevo estado de
conciencia, ofrezco la Llama de la Paciencia de Mi Corazón, porque cuando se
hayan convertido en el hombre paciente, tolerante, serán el Señor del Amor.

Amado Aeolus

Esta entrada fue publicada en Nos hablan quiénes nos asisten más intensamente mes a mes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.