La Bendición del Fuego Violeta

  LA PRESENCIA YO SOY EN ACCIÓN (Con la Llama Violeta) - YouTube Debido a que el Fuego Violeta, por lo general, no se ve mediante la vista
física de la humanidad, muy pocos conocen y sienten Su esencia y realidad.
Aquellos de ustedes que son bondadosos lo suficiente como para dar un
reconocimiento especial a ese Fuego Violeta han sentido el cambio de la acción
vibratoria de sus propios cuerpos; han sentido la disolución de las sombras
mediante el poder de la Luz; han sentido la remoción de las condiciones caóticas
en ustedes mismos y otros a través de Su uso y algunos de ustedes con la vista y
audición interna, han visto alguna vez ese Fuego Violeta y escuchado el canto de
los Ángeles del Fuego Violeta cuando se mueven a lo largo de su sendero designado.
Amados seres, los Benditos Alfa y Omega, todos los Soles de todos los
Sistemas, todos los Logos Solares, todos los Seres Cósmicos, Maestros Ascendidos,
Querubines, Serafines y Hueste Angélica, todos los Seres Divinos – pueden ser
magnetizados al menos por los hombres a través de esta Inmortal Llama Triple de
Dios que está dentro de cada corazón humano. Esa magnetización es una bendición
permanente para y través de esa corriente de vida. Sin embargo, aquellos que están
inconscientes con la mente externa de los poderes de magnetización del bien,
naturalmente no pueden usarlo y, naturalmente, no tienen tanto efecto en el
beneficio como los chelas que son entrenados en ese Poder.
CUANDO HAGAN LA APLICACIÓN A SU PROPIA PRESENCIA “YO SOY’ O A MÍ
POR ESE PODER DE LA LLAMA VIOLETA TRANSMUTADORA, POR FAVOR AQUIÉTENSE
POR UN MOMENTO Y SIÉNTANSE ENVUELTOS COMPLETAMENTE EN ESTE FUEGO
VIOLETA, ENVUELTOS EN MI PROPIA PRESENCIA Y SIÉNTAN DENTRO DE ESA LLAMA
VIOLETA, QUE ESTÁ DENTRO DE SU CORAZÓN, LA PRESENCIA DE LA SANTA
AMATISTA.
Arcángel Zadquiel

Esta entrada fue publicada en Sin Categorizar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.