VISPERA DE NAVIDAD

Jesus, Sagrado CorazónPOR EL AMADO MAESTRO JESÚS

TE TRAIGO Amor y Saludos de los muchos que integran la Hueste Ascendida, de algunos a los que conoces, y de otros a los que ya conocerás. «YO SOY la Luz, el Camino y la Verdad»: es la campa­na de Navidad que todavía suena por el campo de la Actividad Cósmica. En la comprensión que te ha sido traí­da y en el significado y poder de las palabras «YO SOY» encontrarás un Círculo Encantador en el cual te podrás mover sin que ninguna operación humana discordante te pueda tocar. No se trata solamente de conocer la Presen­cia, sino de ponerla en práctica hasta en la más simple actividad; pues cuando tratas con una experiencia que no te es familiar, muchas veces te sientes tímido e inseguro, pero cuando aprendes a usar el «YO SOY» para resolver tu deseo o problema, encontrarás que tu seguridad crece­rá y así la aplicarás con confianza absoluta.

Debes comprender siempre que es en el «Gran Silencio» o quietud de lo externo, que el Poder Interno fluye en su creciente logro,

y pronto te darás cuenta que hasta cuando pienses en el Poderoso Principio «YO SOY»,

sentirás un aumento de fuerza, vitalidad y sabiduría que te permitirá avanzar con un sentimiento de Maestría que algún día,

de seguro, te abrirá las puertas a través de las limitaciones de la creación humana, hacia la Inmensidad de la Verdadera Li­bertad.

Vemos muy a menudo en tu corazón el anhelo por una prueba, una manifestación sorprendente que te daría fuerza para seguir adelante en el camino. Yo te aseguro, bendito hijo de la Luz, que cualquier prueba dada fuera de tu ser es temporal; pero cualquier paso aprobado en y a través de tu propia aplicación consciente, es un logro eterno, y mientras continúes ganando la Maestría a través de tu aplicación autoconsciente no solamente estás logrando las cosas que tie­nes en las manos, si no que estás elevando tu conciencia también, hasta que en breve te darás cuenta que todas las barreras han caído.

Es de esta manera que la puerta de la limitación será se­llada eternamente, y así como mi forma externa fue clavada a la cruz, asimismo tú, con tu conciencia ascendente, clavas y sellas la puerta de las limitaciones autocreadas, y sientes y conoces tu dominio.

Si estás vitalmente deseoso de hacer la Ascensión, yo te pido que uses la siguiente afirmación a menudo: « YO SOY la Ascensión en la Luz». Esto permitirá que tu conciencia salga de la maya de la creación humana más rápidamente.

Es de mucha importancia que a medida que vivas dentro y aceptes plenamente el Poder Trascendente de la Presencia «YO SOY», encontrarás que no solamente la lucha externa cesa, sino que, como has entrado más profundamente en la Luz, las cosas externas que siempre has buscado ansiosa­mente, comenzarás a buscarlas verdadera y realmente, por­que entonces te darás plena y verdaderamente cuenta de la irrealidad de la forma y su actividad transitoria. Es cuando sabrás que dentro de ti y en la Luz a tu alrededor está todo lo que posiblemente puedas desear, y lo externo que ha pa­recido tan importante habrá perdido su poder limitador so­bre ti. Después, en las cosas externas que te vendrán, la ale­gre libertad se manifestará. Esta es la verdadera actividad de las cosas externas.

A medida que te hagas más consciente de los Poderes Trascendentes que tienes a tus órdenes, sabrás que puedes atraer cualquier cosa que necesites sin dañar o afectar a otro hijo de Dios.

Ésta verdad tiene que ser establecida en la conciencia, porque las almas conscientes deben saber esto firmemente, para que no se encuentren pensando a intervalos si es justo que ellas tengan éxito cuando alrededor suyo hay quienes no lo tienen; Yo te aseguro que tu máximo servicio es el ob­tener la Maestría y la Libertad para ti mismo.

Entonces estarás preparado para dispensar la Luz sin ser afectado por la creación humana en la cual debes moverte. No te sientas nunca triste o afligido si otro Hijo de Dios no está listo para aceptar la Luz, porque si no encuentra la Luz de su propia escogencia, es solamente un escalón temporal.

Cuando se comienza a ganar la libertad consciente del cuerpo, se comprende lo temporales que estas cosas son y la poca importancia que tienen; pero cuando se entra en la »Conciencia Universal o Gran Actividad Cósmica, uno encuentra que entrar a la Luz es de vital importancia. Entonces conocerá la alegría de la Presencia Interna y Su Actividad Invencible por la cual su corazón se inundará de alegría.

Poco tiempo antes de darme cuenta de toda mi Misión, la afirmación siguiente estaba vivamente ante mí: «YO SOY la Presencia que nunca falla o comete un error». Supe después que éste fue el poder sostenedor que me capacitó para SER la Resurrección y la Vida.

Desafortunadamente algunas de las afirmaciones bíblicas han sido veladas por el concepto humano;

de todas maneras estoy muy agradecido porque muchos han permanecido inalterados.

Otra afirmación que usé constantemente por más de tres años fue:

«YO SOY siempre el Majestuoso Poder del Amor Puro que trasciende todo concepto humano y me abre la puerta a la Luz dentro de Su Corazón».

Supe después que esto intensificó grandemente mi Verdadera Visión Interna.

En respuesta al deseo ansioso dentro de tu corazón, quiero decirte que durante los años de los cuales la Biblia parece no tener idea de mi actividad. Yo iba de sitio en sitio en búsqueda de la explicación de la Luz y la Presen­cia que yo sentía dentro de mí, y te aseguro, amado estu­diante, que no fue con la facilidad y la velocidad con la cual tú puedes buscarla hoy. En aquellos tiempos, todos los que estudiábamos la Verdad estábamos muy contentos de recibir la sabiduría de las experiencias no escritas, pues por la naturaleza poco usual de éstas, se pensaba que no era armonioso ponerlas ante la multitud.

Así ha sido a través de los tiempos, cuando el período de experiencias trascendentes ha comenzado a esfumarse en el ayer, y aquellos que siguieron no estaban lo sufi­cientemente avanzados para darse cuenta de esta Verdad, ellos se han apartado de las bellas y maravillosas flores de la humanidad.

Sin embargo, hoy, el Poder Cósmico Crístico, que se volvió tan real para mí, ha venido para ayudar a la huma­nidad. Este, a través de su impulso natural de expresión, está encontrando su camino prudente y seguramente en los corazones y mentes de un porcentaje de la humanidad, hasta el punto de que hay gran esperanza presente de que esta actividad capacitará para que el velo de la creación humana sea alzado; así, muchos humanos verán indicacio­nes y maravillas que sentirán dentro de sus corazones. En­tonces no habrá duda o miedo que los aparte de la Verdad.

Yo pasé algún tiempo en Arabia, Persia y el Tíbet, y ce­rré mi peregrinaje en la India, donde conocí a mi Amado Maestro, quien ya había hecho la Ascensión, aunque yo no lo sabía entonces. A través del Poder de su Radiación, reve­lación tras revelación vinieron a mí, a través de las cuales me daban decretos y afirmaciones que me ayudaron a contener invariablemente la actividad externa de mi mente, hasta que no tuvo el poder de molestarme o retardar mi avance.

Fue cuando me revelaron toda la Gloria de mi Misión y el Record Cósmico Eterno que habría de dejar, el cual debía ser instituido en ese tiempo para bendición e ilumi­nación de la humanidad que había de venir.

Quizás están interesados en saber que éste se convirtió en un Registro Cósmico Activo muy diferente a todos los registros hechos, pues contiene dentro de sí y lo tienen ac­tualmente, el deseo o impulso emprendedor que hace de la mente humana un imán.

Esto explica los decretos y afirmaciones que yo dije y que se vuelven más vividos a través de los siglos, y con el impulso emprendedor de esta actividad asistido por la Radiación de otros Rayos Poderosos enfocados sobre la Tierra, ayudará a una gran parte de la humanidad a que se ancle de tal manera en la Verdad y su aplicación conscien­te, que un logro trascendente se alcanzará.

Ningún paso tiene tanta importancia vital como es el po­ner ante la humanidad la sabiduría del «YO SOY» —el ori­gen de la Vida y Su Poder Trascendente— que puede ser traído al uso consciente del individuo. Será asombroso ver cómo esta simple, pero Todopoderosa Verdad, se extenderá rápidamente en la humanidad; porque todos los que piensen en ella, practiquen su Presencia, dirijan conscientemente su energía a través del poder del Amor Divino, encontrarán un nuevo mundo de Paz, Amor, Salud y Prosperidad abierto ante ellos.

Aquellos que comprendan la aplicación del conocimiento de «YO SOY» no serán acosados nunca jamás por la inarmonía o perturbaciones de sus hogares, mundos o acti­vidades, porque es solamente por falta de reconocimiento y aceptación de Todo Poder de esta Poderosa Presencia, que el ser humano permite que los conceptos y creaciones hu­manas los perturben.

El estudiante debe mirar constantemente dentro del yo humano y ver qué hábitos o creaciones que necesitan ser arrancados y arrojados se alojan allí, porque solamente ne­gándose a permitir que existan hábitos tales como juzgar, condenar o criticar, puede él liberarse. La verdadera activi­dad del estudiante es la de perfeccionar su propio mundo, y no lo podrá hacer mientras vea imperfección en el mundo de otro Hijo de Dios.

Se te han dado maravillosas afirmaciones para gobernar armoniosamente la vida y el mundo. Aplícalas con determi­nación y tendrás éxito.

Otra corrección que deseas que yo haga es la siguiente:

Yo no dije en la Cruz: «Padre, ¿por qué me has abandona­do?».

Lo que dije fue: «¡Padre, cómo me has glorificado!»,

y yo recibí en la Gloria al hermano que estaba a mi diestra en la cruz.

Hay muchos de estos amados estudiantes a quienes yo conocí personalmente en el tiempo de la crucifixión y al dar este mensaje yo siento como si estuviera hablando a viejos amigos, porque en esa Gran Presencia Ascendida, los siglos son un incidente nada más y solamente nos damos cuenta del tiempo cuando entramos en contacto con eventos huma­nos.

Amado estudiante que buscas la Luz tan ansiosamente: trata de sentirte en mi amoroso abrazo, trata de sentirte ves­tido en esa Luz tan deslumbrante como el sol de mediodía. Ancla dentro de tu conciencia el sentimiento de tu habili­dad para hacer la Ascensión, para que cada día te acerques más y más a la Plenitud de esa Realización.

Corta las ataduras de las cosas de la tierra que te tengan amarrado.

Debes saber que en el Amor, la Sabiduría y el Poder que aceptas de tu Poderosa Presencia «YO SOY» está el poder que hace este servicio trascendente.

Recuerda siempre que: «Dios en ti, es tu Victoria segura: la Presencia YO SOY que late en tu corazón es la Luz de Dios Que nunca falla, y por la aceptación de esta Presencia, tu poder para liberar su energía y dirigirla, es ilimitado».

Es para mí una gran alegría y un privilegio el continuar en asociación con mi Amado Hermano Saint Germain, en el trabajo de mandar, a través de mi Radiación Consciente, una ayuda definida a los estudiantes que pueden aceptar la instrucción de Saint Germain. Esto continuara durante todo el año 1934. No me entiendas mal, «YO SOY» irradiará a toda la humanidad, pero en esta radiación a los estudiantes, tengo el privilegio de dar un servicio especial.

En mi Amor yo te envuelvo. Con mi Luz yo te visto. Con mi Energía yo te sostengo para que puedas seguir ade­lante impávido en tu búsqueda de la felicidad y la perfec­ción de ti mismo y de tu mundo.

Yo confío que esto te traerá una radiación que podrás sentir a voluntad a través del año, y que tu éxito te traiga alegría sin límites.

«YO SOY la Presencia Iluminadora y Reveladora mani­festada con Todo Poder».

JESÚS EL CRISTO

Saint Germain:

Deseo transmitir mi Amor, que envuelve como un rega­lo a cada uno de mis amados estudiantes, porque el Amor es lo más grande que se puede dar.image004

Esta entrada fue publicada en Nos hablan quiénes nos asisten más intensamente mes a mes, Principal. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.