Setiembre IV 2011

Se nos demanda, al menos tres veces al día, invocar la asistencia del Amado Arcángel Miguel  para  cortar y liberar, cortar y liberar, cortar y liberar,  todo lo que aún nos mantiene atados al ego, al temor y a la culpa.

Esta entrada fue publicada en El enfoque de la semana. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.